No te pierdas estas fáciles medidas para bajar la factura de la luz

Con el auge del teletrabajo, y con los niños en casa por vacaciones o confinamiento temporal, pasamos muchas más horas en casa. Esto puede disparar la factura de la luz sino se toman algunas medidas. Solo con tener presente estos consejos que os dejamos a continuación, conseguiremos fácilmente controlar el consumo de energía, y prevenir sustos con la factura de electricidad.

Consejos prácticos

  • En general, es una tentación no apagar los equipos electrónicos cuando los dejamos de utilizar (televisores, ordenadores, consolas,…) pero si sumamos todos esos momentos acaban siendo significativos. Es primordial apagarlos, y a poder ser, desconectarlos para evitar el consumo residual. Los enchufes inteligentes y las regletas inteligentes nos lo dejan muy fácil para desconectarlos a golpe de clic desde nuestro móvil.

  • Estos aparatos inteligentes también son muy útiles para hacer frente a la costumbre de dejar los  móviles enchufados al cargador toda la noche. Sabemos que eso es perjudicial para sus baterías! Y lo mismo con los portátiles, cepillos de dientes electrónicos, los patinetes eléctricos y tantos otros chismes. Con los enchufes inteligentes conseguirás que solo estén cargando el tiempo que necesiten, aumentarás su vida útil y ahorrarás eficientemente.

  • De forma parecida, es muy fácil que se nos queden luces encendidas cuando ya no las necesitamos (pasillos, habitaciones, lavabo,…), y las luces acostumbran a ser una parte importante del consumo del hogar. Tengámoslo presente y concienciemos a la familia. También vale la pena ir pasándonos a las bombillas inteligentes: ¡Las podremos apagar sin movernos de sitio, son mucho más eficientes con su tecnología Led y pueden adaptar su luz al ambiente que deseemos!

  • Otro gasto importante que tenemos en casa es la climatización. Nos olvidamos que es más fácil, económico y saludable vestirnos adecuadamente (más o menos ropa según el caso) que no dejarlo en manos del termostato para contrarrestar la temperatura. Tengamos un consumo coherente con la calefacción y aire acondicionado, y así también colaboraremos con reducir el impacto al medio ambiente. Por lo general, si nos apoyamos en un termostato, 21º en invierno y 26º en verano son los máximos aconsejados.

  • En este sentido vale mucho la pena adaptar los horarios al ritmo solar. Cuando nos levantemos debemos aprovechar para subir persianas y abrir cortinas y que sea la luz natural la que brille en casa.

  • El uso prolongado de los videojuegos también dispara el consumo energético, es preferible tener pactados unos horarios y tener algún tipo de alarma para que nos recuerde que hay que parar. Algunas consolas incorporan control parental, y de forma automática pararan cuando se haya alcanzado el tiempo de juego.

  • Otros vampiros de energía pueden ser los frigoríficos y congeladores, que están pensados para operar mejor si están más llenos y los abrimos lo menos posible. En este sentido es bueno almacenar y recopilar comida de larga caducidad para tener el mayor volumen ocupado y tener el congelador igualmente lleno, ni que sea con pan. ¡Y después no utilicemos el horno o microondas para descongelar! Actuemos con antelación pasando por el frigorífico.

  • Igualmente, los lavavajillas también nos ahorraran consumo si los utilizamos a plena carga y con el mínimo de temperatura posible (procuremos no pasar de 30º).

  • Dado que ventilar nuestro hogar es una buena práctica diaria, lo podemos hacer aprovechando esos momentos que puedan ahorrarnos encender los extractores de cocina o lavabos (siempre que estemos hablando de casos menores!)

  • Sabemos que si no se miden las cosas no se pueden mejorar eficientemente, así que tener la información sobre tu consumo eléctrico es una referencia indispensable para lograr ahorros importantes. La mayoría de dispositivos inteligentes nos brindan la información para conocer de forma detallada y resumida el consumo que se realiza, y ello es clave para identificar los aparatos sobre los que debemos actuar.

Tómate tu tiempo, tened presentes estos consejos y equipa poco a poco tu casa con los dispositivos inteligentes wifi.

Convierte en inteligente tu hogar y empieza a ahorrar!